El lenguaje se adapta a los nuevos ámbitos del ajedrez

Cuando hace más de una década el Magic comenzó a explorar la vertiente más social y terapéutica del ajedrez, todo era nuevo. El ajedrez era simplemente un deporte de competición, sobre el que, eso sí, imperaban un montón de tradiciones, leyendas y conceptos asumidos. Tales como que el ajedrez es aburrido, que sólo las personas inteligentes pueden acceder a él… Sin embargo, muchas personas conocen este juego, saben sus reglas básicas o simplemente alguna vez han echado una partida entre amigos.

                Pero todo lo que el ajedrez puede aportar y que hoy es ya una realidad comenzó como una apuesta del club, una manera de pensar diferente, de ver que esta disciplina deportiva tiene enormes posibilidades y de lanzarse a un ámbito, el social y terapéutico, que aporta numerosos beneficios a las personas a las que va destinadas: internos de centros penitenciarios, personas drogodependientes, mayores, niños con TDAH, autismo y Síndrome de Asperger, personas con Parálisis Cerebral y un largo etcétera.

           La aplicación de estas nuevas técnicas de entrenamiento cognitivo, de formación en valores, de pensamiento estratégico, de integración social y de fomentar de las relaciones intergeneracionales ha generado un lenguaje nuevo: ajedrez educativo-cultural, ajedrez social, ajedrez terapéutico y ajedrez deportivo.

Juan Antonio Montero en la conferencia que impartió en Caixa Forum Barcelona en un congreso de la Fundación Kasparov

                Estas cuatro materias son las que centran un prestigioso congreso internacional que, bajo el título de Congreso Activo de Ajedrez para el Desarrollo Humano, se va celebrar en México del 27 al 30 de octubre, organizado por la Fundación Kasparov y la Universidad Nacional Autónoma de México, la más grande del país. Ahí va a estar el club Magic y yo, como presidente y psicólogo, voy a dar voz a esa vertiente social y terapéutica de la que tan orgullosos nos sentimos y que constituye la esencia de lo que comenzamos hace ya muchos años.

                Y, siguiendo este nuevo lenguaje, vamos a ver en qué consiste cada una de esas facetas del ajedrez, guiándonos por los cuatro espacios de este evento internacional:


1. Ajedrez en el ámbito educativo. El ajedrez es una herramienta pedagógica que permite fortalecer habilidades sociales y cognitivas. Este es un pequeño extracto, incluido en el programa del congreso, sobre qué beneficios tiene:

“El ajedrez ayuda de manera directa al aprovechamiento escolar, aumenta la atención y la concentración, mejora el razonamiento lógico matemático, desarrolla la memoria y la percepción, la creatividad, la expresión verbal, la imaginación e intuición; fomenta y refuerza los hábitos de estudio, potencia las capacidades de cálculo numérico, de análisis y síntesis”.


2. Ajedrez en el ámbito social. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones, pero no está demás repetirlo: el ajedrez es una herramienta integradora, fomenta la equidad y contribuye a erradicar la discriminación. Y, en este sentido, es idóneo para colectivos como los internos de centros penitenciarios:

“Entre las poblaciones de cárceles y reclusorios, el ajedrez es un gran aliado, ayuda a los internos a la reinserción y a encontrar condiciones de vida más llevaderas, a distender la ansiedad, la angustia y el estrés”.

Aquí se enmarca mi conferencia, titulada ‘Ajedrez penitenciario, ajedrez para la reinserción’, en la que hablaré de la experiencia del Magic en los centros penitenciarios de Cáceres y Badajoz, donde desarrollamos desde 2009 el programa ‘Nuestro ajedrez reinserta’ y en el Centro de Medidas Judiciales Marcelo Nessi, en el que llevamos a cabo ‘Estrategias para el futuro’.


3. Ajedrez en el ámbito deportivo. Su vertiente de competición es la más conocida, sin duda. Grandes campeonatos mundiales, torneos de máximo nivel o ligas de aficionados… pero incluso esta vertiente tiene un componente que va más a allá del simple juego. Así lo describen en este congreso:

“(El ajedrez)… es de los pocos deportes en el que los participantes, después de finalizar una partida, pueden establecer un diálogo que les permite compartir distintas estrategias, encontrar juntos posibles soluciones y jugadas erróneas, lo cual contribuye a mejorar su propio juego y a lograr una apropiada relación”.


4. Ajedrez en el ámbito terapéutico y psicológico. Tiene enormes posibilidades y puede estar enfocado a numerosos colectivos, desde mayores hasta chicos con TDAH, autismo o Asperger. La rehabilitación cognitiva a través del ajedrez es una herramienta idónea para incentivar, prevenir o consolidar ciertas capacidades. Sin olvidar los procesos psicológicos o emocionales que se producen a través del ajedrez:

“Algunos de los procesos psicológicos que se desarrollan a través del ajedrez permiten que el joven sea consciente de la orientación, valoración y análisis de posiciones y perspectivas del tablero; dicha práctica y entrenamiento es muchas veces aplicable a la vida diaria de una persona”.

“Es importante reconocer que en cada partida los participantes expresan sus emociones, sentimientos, estados de ánimo y hasta su autoevaluación”.

Si quieres conocer más sobre la labor social, terapéutica, deportiva y educativa del Club de Ajedrez Magic, visita nuestra página web: http://clubdeajedrezmagicdeportivosocial.es/

¡Tendrás todo un mundo por descubrir!


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Es un gran esfuerzo mental ofrecer una exhibición de simultáneas, o en realidad podría ser solo una praxia?

Ajedrez y neurociencia

Nociones de Neurociencia y enseñanza de ajedrez