Nuestro ajedrez reinserta: De Extremadura a México

Quizá muchos de vosotros ya lo sepáis pero hoy estoy más que satisfecho de que el esfuerzo y el trabajo del Magic haya servido de ejemplo para muchos otros. Tanto es así que México, y más concretamente 17 de sus cárceles de alta seguridad, van a adaptar e implantar el proyecto extremeño ‘Nuestro ajedrez reinserta’ para que la experiencia del club y, por supuesto, los beneficios terapéuticos y sociales de este programa en los centros penitenciarios de Badajoz y Cáceres alcancen a muchos más internos. Por eso, os recomiendo que leáis el artículo que el periodista Pedro Cifuentes ha publicado en El Español sobre este programa, el club y las posibilidades del ajedrez, que se titula ‘Ajedrez extremeño para el Chapo Guzmán’

               
Yo voy a realizar aquí un pequeño recorrido por sus aspectos más destacados. La primera frase que os traigo es sobre el ajedrez y así es cómo da comienzo el artículo:

“El juego de las damas”, dice Juan Antonio Montero, “es uniforme: todas las piezas son iguales. El ajedrez tiene una riqueza incomparablemente mayor: el general que mueve su ejército, o el empresario que dirige una plantilla, tiene recursos diferentes y necesita armonía. A veces, la partida requiere sacrificios; el peón (la humildad) tiene premio. Y hay un Rey, gran diferencia con otros juegos estratégicos. Se han creado muchos, pero ninguno lo ha superado…”.


                ¡Un buen comienzo!. Cifuentes describe, además, qué es el Magic en su ámbito deportivo y educativo. Y es que, como bien dice, un viernes por la tarde la sede del club es un hervidero: niños, jóvenes, adultos, mayores, monitores…. O simples aficionados jugando unos con otros y aprendiendo de todos. Mirando, quizá de reojo, a algunos de sus ídolos o recordando cuál fue el último que pasó por las filas del Magic.

“Es viernes por la tarde y las instalaciones del club Magic están llenas de niños, niñas, tableros, piezas y relojes. Algunos de sus profesores son gente que ha logrado salir de infiernos personales a través del ajedrez y creen en él con una pasión contagiosa. El pedigrí del Magic es elevado: en 2004, cuando era un joven Maestro Internacional de 13 años y el número 400 del mundo, ficharon al noruego Magnus Carlsen, que años después se convertiría en el segundo campeón mundial más joven de la historia (tras Garri Kaspárov). También jugó con ellos el actual aspirante a ese título mundial, el ruso Sergei Karjarin, el Gran Maestro más joven de la historia. Y desde hace tres años lo hace el actual campeón mundial juvenil, Mijhail Antipov”.

        Ya entrando más a fondo en el tema que nos atañe... ¿Queréis saber cómo comenzamos a realizar programas de ajedrez social y terapéutico en los centros penitenciarios extremeños?

“En 2009, el Magic pisó por primera vez la cárcel (Badajoz y Cáceres) con ‘Nuestro ajedrez reinserta’, financiado por Fundación Jóvenes y Deporte de Extremadura. Se habían organizado ya cursos de ajedrez en algunas prisiones españolas, incluso torneos entre equipos de reclusos. La diferencia, según Montero, “estuvo en la continuidad de los proyectos. Aquí no se trataba de enseñar ajedrez, sino de fomentar un cambio de valores y estilo de pensamiento”.

       Y tras varios años de muchos esfuerzos y dedicación, la Fundación Kasparov se interesó por el proyecto y juntos comenzamos esta experiencia en la que llevamos trabajando más de un año y que se inició con una conferencia ante funcionarios de prisiones de todos los estados, encabezados por el número 3 de la seguridad de México:

“No se imagina el operativo de seguridad que nos encontramos al acceder por primera vez al recinto penitenciario”, recuerda Montero. Más de media hora para pasar 25 puntos de control que en su día había eludido (el Chapo) Guzmán a través de un túnel de kilómetro y medio. “Las autoridades de la Comisión Nacional de Seguridad quedaron realmente satisfechas”, dice Carranza -Hiquíngari Carranza es el presidente de la Fundación Kasparov- con un deje de sorpresa: “Les encantó, les llamó mucho la atención”.

                Anécdotas aparte, como la de un Chapo Guzmán pidiendo libros de ajedrez, el enorme valor terapéutico del ajedrez fue lo que convenció a las autoridades mexicanas para apostar por este programa:

“México está muy atrasado. Los presos, los delitos, los funcionarios de prisiones y el contexto son diferentes a España”, reflexiona Hiquíngari Carranza. “Pero está comprobado”, agrega, “que el ajedrez ofrece múltiples beneficios en diversos ámbitos del conocimiento y del saber”.

            ¡El éxito está asegurado! El Magic y la Fundación Kasparov Iberomérica son dos instituciones de enorme prestigio y reconocimiento. El reportaje concluye con unas palabras mías… El ajedrez es como la vida:

“El ajedrez es como la vida…”, explica. “Un mal paso te mata, hay que mantener la concentración y la atención, no te puedes relajar. Y a veces hay que arriesgarlo todo por lanzar un ataque que acabe con el adversario". Parece que habla sobre luchas entre narcotraficantes, pero se refiere al mágico tablero de 64 escaques"Los programas en cárceles son mis favoritos: pones en juego todo lo que sabes como psicólogo y como ajedrecista, hasta el extremo”.



¡Y disfruta de la lectura!


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Es un gran esfuerzo mental ofrecer una exhibición de simultáneas, o en realidad podría ser solo una praxia?

Ajedrez y neurociencia

Nociones de Neurociencia y enseñanza de ajedrez